Debajo de estas lineas, pueden encontrar una mirada del Ironman, vivido desde las frases que tenía en la bicicleta, en algún momento escribiré algo mas profundo de lo que experimento y pienso en esas 13 horas,
Cada frase entre comillas es de la lista que estuvo pegada en la bicicleta y acompañandome en toda la prueba.

“Se disfruta con el alma”

Por donde empezar. El futuro es tan incierto que cuando reconozco que estoy con algo cierto y desafiante, lo disfruto como si fuera un vaso de jugo de naranja recién exprimido y colado, en el desierto.
“Todos mueren, pero no todos viven”
Debido al incremento de participantes en esta prueba, uno tiene que disponerese a participar y pagar los USD700 de inscripción, un año antes. En Junio del 2011, me levanté a la 1am y luego a las 6am, para poder inscribirme. Unas horas mas tarde, no había mas cupos para participar.

“Todo es mente, todo es posible”. “Seguite moviendo”

Esta carrera, o mejor llamada “Prueba”, consta de nadar 3,8k, hacer 180k en bicicleta y 42k corriendo.
Ya habia participado de esta prueba en el 2007. El proceso fue muy solitario, por lo que luego tuve la necesidad de entrenar con gente. Ese año, aprendí, procesé e incorporé: el valor del compromiso, la fuerza de voluntad, la entrega a un proceso y la satisfacción de saber al iniciar algo, que uno hizo lo que tenía que hacer, mas allá del resultado.

“Foco consistente. Acción consistente”. “Achievement”

Las pruebas de la resistencia, dan una sensación, difícil de conseguir en otro deporte, y difícil de explicar, con palabras. Hay momentos en la vida, donde las frases mas simples, tienen un valor extra. Querer es poder, mantener el foco. Pueden ser manteca para el dia a dia, o el sabor que te cambia un almuerzo. Entrenar para pruebas de distancias largas, me desafían el cuerpo y la mente, por lo que acá estoy nuevamente…

“Lo que te hace exitoso es tu mindset”.

A diferencia de hace 5 años, no trabajo mas en una empresa en la que todos los meses cobro el sueldo, ya no tengo jefe, ni horarios estructurados. Hoy soy mi dueño (no mi jefe), emprendí varios proyectos, que hicieron que los últimos 5 meses, haya estado en 10 países.

“Cada etapa es una etapa”.

Mi idea era terminarlo. Con esa idea viajé a Asia el 9 de Enero. Me dejé claro que las 2 cosas mas importantes en este viaje eran trabajar y entrenar.
Mi lema es simple: Las cosas que pasan, tienen que pasar, y de todo lo que pasa, algo aprendo.

Vamos al día de la carrera. 27 de Mayo del 2012
“Cual es tu historia?” “Hacés 1, hacés 2”.

Suena el despertador. En el departamento estaban Maxi que tambien corría, y Sofi que nos vino a acompañar.
Me sigo sorprendiendo con la mente humana. No conozco a un solo corredor que se levante este dia con sueño. En el momento en que te levantás, tomás conciencia de lo largo que va a ser este dia.
Desayunamos, pasamos a buscar a otros corredores con el auto y fuimos hacia el lugar donde debiamos empezar esta aventura.
Al llegar, nos escribieron el numero con un marcador en las piernas y brazos y luego pasamos a chequear la bicicleta que habiamos dejado el dia anterior en lo que se llama “Parque Cerrado”.

“La preparación se encuentra con la oportunidad”.

Fotos, charlas, repaso de secuencias: “Nadar – Bici”, “Bici- Corrida” y nos fuimos caminando donde se largaba la prueba.
Nos posicionamos en un costado, teoricamente mas tranquilo para empezar… amanecer… y comenzó.
Entramos al agua y empezaron las remadas, golpes, patadas, miedos, dudas. Nada serio, lo que esperaba. Temor de perder las antiparras con una de las brazadas que me pegaban o patadas que me encontraba mientras avanzaba. Hubo pocos momentos de tranquilidad en mi nado.
En un momento de meditación, con la mente totalmente en blanco, dije: “A ver quienes son los primeros que vienen a mi mente” y ahí llegaron Popa, Vasco y Sata. Tres amigos que me acompañaron junto a sus familias, en los primeras competencias que probé, y que gracias a ellos disfruté muchisimo. Luego pensé en mi familia, amigos, en toda la gente que me escribió y que me acompaña estos días.
Siento que el ritmo no me exige, pero que voy mas rapido que lo que pensaba ir. Soy conciente que empecé a entrenar el agua en Abril, y que hice solamente 4 veces mas de 120km en la bicicleta. El entrenamiento se habia basado en correr en los distintos lugares donde iba, alquilar bici donde me dejaba el clima y el transito, y nadar la ultima semana del viaje, en el mar. La clave era que Mario, me haga la puesta punto del mes y medio anterior a la carrera, y así lo hice.

“Dolor fisico vs. Dolor emocional de no llegar”

Terminando el nado se me contractura un gemelo. Cambio la patada y nada, e imagino que el calambre se encapsula en una burbuja que la mando a la superficie.. y el calambre desaparece. Salimos del agua y todos corremos a hacer la transición.
“Disfrutar un ritmo confortable, correr inteligente, terminar fuerte. Nutrirse”
Me pongo la ropa para la bicicleta, elongo las piernas, me pongo protector solar y a rodar. Me sentía bien, recién era el comienzo de la bicicleta, es imposible no pensar, que no me iba a separar de ella, al menos por las próximas 6 horas. La estrategia era rodar cerca de las 90rpm, comer y beber periódicamente, y así darle al cuerpo la energía que iba a necesitar para terminar la carrera.

“La fuerza motriz mas poderosa, no es el vapor, ni la energía atómica. Es la voluntad.”

Mientras pedaleaba, recordaba muchos de los momentos donde entrené. Lugares de los mas diversos, en Emiratos Arabes corriendo al lado del Burj Al Arab; en Nepal, con frio, la contaminación y ruidos de Kathmandú; en la parte desértica de India, donde el clima fue mas generoso; en la humedad de Bangkok, donde volvía totalmente empapado de correr 2 horas dando vueltas a un parque; entre los templos de Bagan, en Myanmar o perseguido por un borracho simpático en Inle Lake, que no podia entender, que un tipo en calzas esté corriendo (no tomando) y sin escaparse de alguien. Entrené con una linterna para escaparme del calor cuando se hacía de noche o en plena oscuridad, sintiendo el ruido de las zapatillas en el ripio; en Vietnam, con frío, de 0 a 1700 mts del nivel del mar, a veces con piedras en las manos para alejar a algún perro con colmillos filosos que salía a mi encuentro en la ruta; o en Laos, con niños vestidos con sonrisas y cañas de pescar.

“La decisiones determinan tu destino”

Me sentía muy bien en la bicicleta y decidí mantener ese buen ritmo, buscando pedalear de acuerdo al plan.
Un truco que uso es no entrenar con las ruedas tan infladas como las tengo en la carrera. De esta manera siento que voy mas ligero y a mejor velocidad que de costumbre.

“Stay Hungry, stay foolish”

Cuando faltaban 40km, no sentía los dedos de los pies. Eran los mismos zapatos y medias que entrené en otras oportunidades. No le dediqué mucho tiempo a pensar cual era la causa, se lo dediqué a tratar de solucionarlo.
Las aflojé, pero no cambió mucho la sensación. Al final de la bicicleta, me saqué los zapatos y pedalié en medias.
En ningún momento, tuve que plantearme que hacía ahí. Sabía lo que fui a hacer y sabía cuanto habia preparado la cabeza para este momento.
La transición fue según lo planificado. Los voluntarios y la onda de toda la gente, fueron claves para hacerlo con una sonrisa, y las piernas muy duras. El reloj de la bicicleta, mostró 184km a 32Km/h promedio.

“Bufalo!”

Salgo a correr los primero 21km, Esto era ir desde jureré Internacional hasta el final de Canasvieiras y volver. Esta parte del circuito tiene mucho desnivel y recordaba como influyó la vez pasada en los ult. 21km.
Termino la media maratón, comiendo geles, banana, y tomando Agua y Gatorade. Venía haciendo el chequeo de estado general, de musculos, de pulsaciones. Todo parecía controlado. Corrí otros 10km mas y me empecé a sentir raro.

“Quien tiene un porque, soporta cualquier como”

Faltaban solo 8km y me daba cuenta que no estaba caminando derecho. Estaba un poco mareado y tenia sensación de asco. Me pasaron otros corredores caminando enérgicamente, e intenté seguirle el ritmo, y no pude, sintiendo que podía llegar a caerme.
Cualquier cosa que comiera, no la iba a tolerar. Tenía que llegar. Pensaba que había comido e hidratado correctamente durante la carrera. Pensaba que seguramente estaba pagando el precio de no haber entrenado correctamente la resistencia. De que mi ultima prueba habia sido hacía 14 meses. Eran ideas que tenía, pero que de ninguna manera me desalentaban, era una forma de filosofia del endurance, donde tratás de darte respuestas que te ayuden a entender el estado en el que estás, y para que como un escalador, pueda encontrar algo firme, desde donde seguir buscando la cima de la montaña.
Nunca dudé de mi actitud. Nunca dudé de que iba a llegar, pero imaginaba la posibilidad de descompensarme o de despertarme en una clinica. Me acordé cuando había dicho unos dias atrás:”La termino o me voy en ambulancia”, autoprofecía? Tal vez, sabía lo que me esperaba.
La gente insistía para que levante el ritmo, pero no podia, tenía 5 geles que no podia comer. La energía tenia que durarme hasta la meta, eso era lo único que me importaba.
Seguí y seguí, me despedí de cada lugar que pasaba, observando como me sentía, y como me movía.
Me acercaba a la llegada…un brasilero que le hablaba a todos los corredores que pasaban al lado de él, dijo: “Hagamos un acuerdo, cuando estés en la alfombra, trotá” .
Me lo cruzo una vez mas a Pablo, que me vuelve a alentar, veo las luces, escucho la música y al locutor que luego de 13 horas 16 minutos, finalmente pudo decir:
“Aquí llega el atleta Fran Chaves del Valle de Argentina…..Bienvenido!!!”

Por estar conmigo, por sus mensajes, aliento, confianza y por siempre alentarme en lo que emprendo, gracias!

Advertisements